La sequía dejó a la producción entrerriana en llamas

La Filias El Solar de Colonia Bertozzi de Federación Agraria realizó una convocatoria para hacer un balance de la sequía y los pasos a seguir. Se coincidió en que el Desastre Agropecuario es un hecho concreto y que por más que llueva las pérdidas son varias veces millonarias. Se anunció que en la semana podría darse una reunión con el Ministro Bahillo quien a su vez se reuniría, junto a los ministros de producción de todas las provincias, con el titular de la cartera de Agricultura Julián Domínguez.

Los días prolongados de calor y la ausencia de lluvias causaron estragos. Pasturas que quedaron reducidas a la nada. Sorgos que no nacieron, maíces que fueron picados, otros que se cosecharon con un mes de anticipación, campos que literalmente se quemaron como más de 2000 hectáreas en el departamento Villaguay. Tambos que se están comiendo las reservas guardadas por el invierno el panorama en toda la geografía entrerriana con algunos puntos más críticos que otros.

El Club “El Solar” de la zona del mismo nombre en el Departamento La Paz fue el escenario para la reunión convocada por la Filial El Solar-Colonia Bertozzi de FAA Entre Ríos. Ante un buen número de productores de la zona y de localidades y pueblos vecinos se llevó a cabo la asamblea que contó con la presencia del Senador Nacional Alfredo De Ángeli quien participó como uno más, escuchando las realidades de los chacareros que a lo largo de la reunión expusieron su problemática. La reunión fue coordinada por el Dr José Varangot (titular de la Filial) quien estuvo acompañado por Matías Martiarena a cargo del Distrito Tres y del Ingeniero Carlos Toledo, titular de la Dirección de Agricultura de la provincia de Entre Ríos.

Uno de los productores de la zona dijo que “todavía no entiendo como las vacas subsisten, seguramente a los terneros tendremos que venderlos prontito porque ya no tienen más comida, las vacas no van a entrar en servicio y sí o sí tenemos que esperar una ayuda del gobierno  y que recuerden que la gente del campo somos sus socios en las buenas y en las malas”.

Silvia Volker productora tambera, desde el año 84, en la Zona Rural de la Providencia en La Paz, señaló que “esta sequía es similar o peor a la del 2008”. Contó que tiene “90 vacas en ordeñe, ejemplares que están perdiendo condición corporal promediando 21 litros de leche en estos días”. Volker quien es Ingeniera Agrónoma acotó que estoy tratando de “mantener el rodeo lechero a fuerza de racionamiento con los gastos que esto conlleva, porque lo que pierden, en rinde, es muy difícil de recuperar”. Dijo que el silo que “supuestamente tenía como destino el invierno se lo estoy dando ahora, lo poco que se puede juntar en el campo y balanceado”. La sequía pega fuerte en el campo y en los postes del tendido eléctrico de la Cooperativa de La Paz que por incendios en la ruta se caen dos por tres, baja la tensión “sufriendo en mi caso que se quemara el equipo de frío”.

En cuanto a la alimentación indicó que “normalmente hago una rotación de praderas, en base a alfalfa en unos lotes y otros con lotus, incorporando en la rotación sorgo y avena, pero la seca provocó que los sorgos no rindieran o no nacieran, lo que quedó está muy ralo, no vuelve a rebrotar, en tanto que los lotus se perdieron y no tienen recupero; mientras que las alfalfas se están raleando y tienen muy baja producción”.

Sobre el tajamar que se encuentra en un montecito que se quedó sin nada de pasto, pegado a un lote de sorgo indicó que “se está quedando sin agua, le queda un 15% de lo que supo tener, el resto es barro, tierra quebrada, al igual que los arroyos que prácticamente están sin agua”.

Horacio Fischer productor agropecuario contó que dieron inicio a la trilla de maíz con mucha anticipación por la sequía. “ Normalmente arrancábamos el 15 de febrero, pero arrancamos un mes antes porque se está cayendo todo, al cultivo se arrebató como decimos en  el campo y los rindes que estamos viendo rondan en los 3000 kilos, número que nos pueden, con el valor del maíz, salvar los gastos con bastante de fortuna, pero uno trabaja para que te quede algo y seguir trabajando y esta sequía te perjudica y mucho  surgiendo el interrogante de cómo seguir, porque la Cooperativa no va a recibir lo que pensaba, las deudas de los productores van a quedar en la cooperativa y con los rindes que estamos obteniendo no creo que nos de para obtener créditos y seguir sembrando”. Acotó que la sequía es muy fuerte y que en su caso tiene sorgos que están secos.  “No son tantos los días sin lluvia, pero el sol está tan fuerte que arrasa con todo y nos pasa en el campo que no se puede agarrar un fierro porque te quema, y si se quiere enganchar una tolva al tractor hay que usar guantes o un trapo mojado. Es increíble, nunca nos había sucedido algo así”. Señaló que “como el gobierno siempre está cuando al campo le va bien, esperemos que en las malas también se haga presente”.

El Ingeniero Carlos Toledo, Director General de Agricultura que depende del Ministerio de Producción que específicamente en el norte, La Paz, observó un “establecimiento que se dedica al rodeo lechero con serios problemas debido a la sequía, quedando claro que este fenómeno climático afecta no solo a los maíces, la agricultura, también a la ganadería y están empezando a afectar a la soja, que es el cultivo más importante desde el punto de vista agrícola”. Señaló que “tenemos una situación de emergencia concreta y un déficit importante hídrico, no ha llovido, hemos tenido largos días de calores extremos lo que conforma un combo negativo”.

El funcionario recordó que previo a estar en el norte había hecho una recorrida por el sur y centro de la provincia. “El problema está en toda la provincia con zonas más complejas que otras con microrregiones que recibieron en su momento chaparrones estratégicos, pero en términos generales el panorama es bastante crítico, tanto que requiere que nos pongamos a pensar entre todos que hacer y elaborar una estrategia para que el productor pueda seguir trabajando.” Señaló que en su relevamiento las zonas de “Basavilbaso, Rosario del Tala, Nogoyá, norte de Gualeguaychú y Gualeguay encontramos el epicentro de la sequía en donde pese a haber hecho bien las cosas sufrieron los efectos de la sequía con una furia importante.

WhatsApp