Otra suba de las naftas con un gobierno que es triturado por la inflación

Pasa el tiempo y todos los días nos desayunamos con aumentos de todo producto que está a la venta en cualquier comercio, sin solución de continuidad.

Este fin de semana los combustibles volvieron a pegar otro aumento sin anestesia, en medio de una situación económica que el gobierno nacional es incapaz de manejar.

En Axion y Shell los aumentos llegaron antes que en YPF y en ambos casos los tarifazos van de entre el 9 y el 11%.

En San Salvador, en YPF, la nafta súper está en $ 132, Infinia $ 160; y Diesel $ 125. En Axion, la nafta súper está en $ 145,10, Premium $ 175,09 (Fue la que más aumentó con un 17%); y Diesel $ 147,9.

A esto tenemos que sumarle que en las últimas semanas, nunca se sabrá si por escases o por especulación, en la mayoría de las estaciones de servicio del país, falta gasoil o directamente cruzaban las mangueras para no vender lo que tienen en stock.

Historias de productores que necesitan del combustible no tenían o se lo empezaban a vender con precios exorbitantes. Y ni que hablar de los camioneros que deben hacer colas esperando que le vendan unos pocos litros hasta llegar a una próxima estación y repetir la escena.

Hace dos años se decía que íbamos camino a ser Venezuela, y muchos lo hacían saber. Ahora ya no podemos asustarnos de esos anticipos, porque en muchas cosas los superamos y estamos al tope del ranking, por obra y gracia de un gobierno populista, que no tiene timón y navega a la deriva.

Hace menos de un mes el presidente, que gobierna, pero no tiene poder, anunció que se iniciaba la guerra contra la inflación, pero queda claro que esa guerra la venía perdiendo por goleada, y desde el anuncio, solo acentuó esa caída.

WhatsApp