Distribuidores de insumos anticipan campaña gruesa de altos rindes

Pese a una relación de precios más desfavorable, los productores aplicaron tecnología en los planteos de maíz, girasol y sorgo. En el sector preocupan los problemas de logística internacional, que afectan la distribución de insumos

El sector distribuidor de insumos adelantó que la campaña gruesa 2021/22 tendrá muy buenos rindes y un uso intensivo de la tecnología, pese a algunas dificultades para el aprovisionamiento y una relación de precios que desmejoró en los últimos meses. Las empresas reafirmaron los pronósticos públicos y privados de volumen de cosecha en maíz, girasol y sorgo. También advirtieron por dificultades en logística a nivel internacional, que causaron subas de precios en fertilizantes y problemas para conseguirlos.

En la campaña fina 2021/22, los productores transitaron un ciclo productivo con una relación de precios favorables y si bien hubo aumentos en la cotización de los insumos, fue compensada en parte por la suba en la cotización internacional del trigo, que en abril aumentó casi 40 dólares la tonelada en la comparación interanual.

Con los granos gruesos, el panorama es diferente y los incrementos se hicieron sentir, a partir de problemas en los principales países proveedores de insumos y complicaciones en la logística internacional. Pese a este escenario, los productores argentinos aplicaron la mejor tecnología disponible en cultivos como maíz y girasol.

Lionel Camps, gerente General de la Cámara Empresaria de Distribuidores de Agroquímicos, Semillas y Afines Bonaerense (Cedasaba), destacó el caso del girasol, que presenta un precio que en algunas regiones puntuales del país es más rentable en comparación a la soja. Además, se deben sumar las bonificaciones por calidad y un menor nivel de derechos de exportación, que son de 7%. Una situación similar se pudo apreciar en sorgo, otro de los cultivos destacados este año en granos gruesos, en donde es prácticamente imposible encontrar semillas disponibles.

En maíz, el directivo remarcó que los productores optaron por tecnología de punta, que de no mediar incidencias climáticas llevarán al cereal a un volumen de cosecha que superará las 50 millones de toneladas. “La intención de siembra no se retrajo, más allá de la suba en el precio de los fertilizantes”, sostuvo. Entre abril y octubre, el precio de este insumo pasó de 600 a 950 dólares por tonelada.

La campaña comercial de insumos se desarrolló a un muy buen ritmo y aquellos productores con espalda financiera que compraron tecnología en los primeros meses del año obtendrán una mayor rentabilidad. “Hubo muchas compras anticipadas y quien adquirió urea a 500 dólares pudo asegurar disponibilidad”, afirmó.  

El área de maíz de la campaña 2021/22 crecerá un 7,5% en relación al año anterior, según estimó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA). La entidad bursátil proyectó una superficie récord destinada a grano comercial de 7,1 millones de hectáreas, que representa un incremento de 500.000 hectáreas en comparación al ciclo anterior.

En el tramo final del año, empiezan a percibirse inconvenientes en cuanto al suministro, sobre todo a nivel internacional.  Uno de las cuestiones que preocupan al sector distribuidor es el retraso en la logística, que puede generar faltantes. A esta situación, se suma el cierre de fábricas en China, uno de los principales fabricantes de fertilizantes y agroquímicos. “Esto impactará en el largo plazo y una de nuestras recomendaciones a las agronomías es que empiecen a programar el aprovisionamiento de insumos para la campaña 2022/23”, destacó Camps.

La Semana Entre Dos Ríos