A los 87 años murió Magdalena Ruiz Guiñazú, una leyenda del periodismo argentino

Miembro de la Academia Nacional de Periodismo, defensora de la prensa libre y sinónimo de compromiso con los derechos humanos, la periodista argentina, que comenzó desde abajo y descolló en todos los formatos de su oficio, fue un referente entre sus pares y una de las mujeres más influyentes y capacitadas del país.

Magdalena Ruiz Guiñazú falleció a los 87 años, pero siempre será para sus pares, los oyentes, los lectores y los telespectadores que siguieron su extensa y nutrida carrera periodística, “la” periodista argentina.

Aunque ya fuera una profesional consagrada, Magdalena nunca se retiró a disfrutar de los incontables logros de su carrera, y le encantaba seguir siendo un emblema del periodismo “de trinchera” que se animaba a todos los gobiernos y formatos informativos.

Hija de María Celina Ortiz Basualdo y de un diplomático, Enrique Guiñazú, una infancia políglota sobre algodones, con viajes, buenos colegios y visión de mundo, no le impidió a Magdalena Ruiz Guiñazú elegir una vocación dura y exigente que la obligaba a empezar desde abajo, como cualquiera que busca hacerse su lugar por méritos propios.

Aunque quisiera ser humilde, siempre se destacó: Magdalena Ruiz Guiñazú fue de las pocas periodistas que, en vivo, podía saltar de una entrevista en italiano a otra en francés o inglés. Magdalena analizaba una obra de teatro, soltaba su lectura política, opinaba sobre el FMI, hablaba de ciencia y, a la vez, compartía en voz alta su amplia experiencia cultural recorriendo el mundo.

Magdalena Ruiz Guiñazú fue tanto movilera de Cacho Fontana en Radio Rivadaviacomo miembro de la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP), el organismo que presidió el escritor Ernesto Sábato, en 1984 para recibir denuncias sobre violaciones de derechos humanos y desaparición de personas durante la dictadura militar de los años 1976 a 1983.

Con 33 nominaciones a los Premios Martín Fierro (14 de ellos ganados) y elegida por voto popular la “Mujer del Año 1983”, nadie le podría negar que siempre fue una periodista de carácter –y más de una vez sus entrevistas en vivo lo dejaron en claro-.

Magdalena, a secas, como todos la conocían, no sólo era miembro de la Academia Nacional de Periodismo sino que había sido galardonada respectivamente por el Senado de la Nación (2013) y la Cámara de Diputados (2014). Fuente: Perfil

WhatsApp