Rematan una arrocera en la que invirtió un príncipe europeo

Calimboy

El remate se hará por videoconferencia. En 2019 la planta arrocera se ofrecía a $130 millones, hoy, dos años pues, se subasta con una base de $10 millones.

La Justicia rematará el 23 de marzo próximo el inmueble de una arrocera entrerriana instalada en Corrientes hace 56 años y en la que invirtió el príncipe Hans Adam II, jefe de estado de Liechtenstein, quien visitó en 2007 esos campos. El propietario de la empresa, José Alberto Grané, apeló la decisión judicial pero la quiebra y el remate fueron ratificados en 2012.

El vínculo entre el príncipe europeo y la arrocera correntina tuvo un momento presencial en 2007 cuando llegó para asistir a la cosecha del primer lote de arroz orgánico producido con un híbrido de la empresa Ricetec, propiedad de ese pequeño principado europeo.

Ahora, raída por el devenir de la economía y sin los euros de Liechtenstein, la compañía tiene a su propiedad en una subasta que se hará por videoconferencia el 23 de marzo a las 9, con una base de 10 millones de pesos.

Son tres hectáreas de campo ubicadas en Itá Ibaté, que incluyen oficinas y demás instalaciones que forman parte de la planta de acopio arrocero, que permiten el secado y almacenamiento de granos, cuenta con cuatro silos de arroz húmedo y dos silos para enfriamiento, que se encuentran detrás de tres secadoras y luego seis silos de depósito de 500 toneladas cada uno y cinco secadoras, con una capacidad de 6.500 toneladas cada uno.

La arrocera empleó hasta 2007 a 50 correntinos. Pero la compañía, con sede en Entre Ríos y Capital Federal, debió enfrentar una crisis y no pudo saldar deudas con sus acreedores, pese a que acumulaba en sus silos 20 millones de pesos en arroz.

La crisis derivó en la quiebra de la compañía, decretada en 2019 cuando en subasta pública se ofreció la planta a 130 millones de pesos, dos años después la rematan a 10 millones.

El inmueble, que tiene conexión vía Ruta Nacional Nº 12 colindante al Puerto de la ciudad de Itá Ibaté actualmente en construcción, fue puesto en remate, también, con una sala de comando de máquinas y silos compuesta por tablero de comando marca Siemens, con conexiones eléctricas subterráneas y transformadores eléctricos (Seta) sin conexión a la fecha.

La firma llegó a concentrar la mayor área sembrada por una empresa, con 13.000 hectáreas. Y fue el primer productor de ese grano en la Argentina, con 70 mil toneladas anuales, lo que representaba en 2007, el 20 por ciento de la totalidad de lo que se produce en el país.

Calimboy S.A., tal su nombre, había recibido un subsidio provincial de un millón de pesos en 2006 para pagar sus deudas al estar concursada en el fuero civil. Pero la situación no mejoró y ahora los recursos que coseche irán destinados principalmente a los empleados de Entre Ríos y Capital Federal.

Los bienes, en su totalidad, fueron puestos al remate a la orden del Juzgado de 1ra. Instancia en lo Civil y Comercial N° 3, de Concepción del Uruguay, Provincia de Entre Ríos a la vista de las actuaciones principales caratuladas “Calimboy S.A. S/ Quiebra”, Expte. nº 3, F. 419, Año 2008.

Ante el pedido de quiebra de la empresa, la planta que funcionaba en Corrientes configura el principal bien de la firma con el que podrían cancelarse los pasivos con muchos de los acreedores.

El juez actuante, Máximo Agustín Mir, visitó en 2019 Corrientes acompañado por la actuaria, Carolina Rosa Vítor, para tomar contacto en forma directa y registrar el estado actual y características de la planta, a fin de decidir la mejor forma de liquidarla en la búsqueda de garantizar el derecho de la masa concursal. Fuente: El Litoral de Corrientes.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!