Nos dejó una reconocida enfermera del viejo Hospital San Miguel

Adelina Monge

Adelina Martínez de Monge, fue una de las primeras enfermeras de Hospital San Miguel, en la época en que funcionaba en la calle Teniente Gutiérrez. Falleció este jueves 12 de setiembre, a los 92 años de vida, y dejó una huella en la profesión, que hasta hoy perdura.

En una entrevista televisiva realizada en agosto de 2012 por Anselmo Rolón, recordó sus primeros pasos como enfermera del viejo Hospital San Miguel, que estaba ubicado en calle Teniente Gutiérrez, donde hoy funciona el Asilo de Ancianos y una dependencia de Obras Publicas.

Yo empecé con 18 años, yo no sabía nada de enfermería porque antes no se estudiaba. Fui a operarme de garganta, nariz y oído con Futen que era el único médico que había y él me vio para enfermera pero en mi casa no me dejaban.

En esa época “estaban Rina Gilberto, Anita Simian y una cocinera y dicen mira esta chica que buena para enfermera, usted la conoce, si, si es parienta mía, me invitaron pero en mi casa me dijeron que no porque no me iban a pagar nada. Entonces dejé y no dije más nada. Un día les pregunta el doctor a las enfermeras por mí y un día nos encontramos en la fiesta de la iglesia y me dijo que vaya que iba a hablar con la cooperadora para que me paguen algo, y así empecé”, relató Adelina.

“Después me gustó tanto que no me sacaba el guardapolvo, trabajábamos todas unidas y no mirábamos horarios ni nada, a lo último no me quedaba en mi franco porque tenía que atender la sala de cirugía porque venían a operar de Concordia y tenía que atender el instrumental”, recordó en una nota de Anselmo Rolón para Mercurio Televisión.

“El hospital estaba en ese lugar, pero era más chico, después empezaron a ampliar las habitaciones. Había una habitación grande para el lado de la cocina que era donde estaban las cunitas y todo eso, después otra para el lado de cirugía que era donde estaban los viejitos. Yo siempre decía que no quería que esto termine algún día en el suelo, que lo cuiden porque es algo que prestó tanta utilidad, todo se hacía allí”, enfatizo doña Adelina.

Por último, en esa oportunidad decía estar “contenta, pero lo único que me falta para estar conforme es que terminen con esas 4 salas, algún día que este con el intendente le voy a decir, porque hace falta para ancianos”. Nota de archivo de Mercurio Televisión.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!